Pin It

Historia del galgo

El galgo es uno de los primeros perros domesticados por el hombre. Elegante y majestuoso, los perros que ves hoy han cambiado muy poco con respecto a los que hay decorando las paredes de las antiguas tumbas de los faraones Egipcios.

La raza se extendió a lo largo de África y Asia y apareció primero en Inglaterra con la llegada de los celtas, alrededor del siglo quinto antes de Cristo. La velocidad increíble del galgo y su habilidad para cazar le convirtió en un símbolo de estatus social.

Una raza noble

Era un animal tan valioso que el castigo para una persona que mataba a un galgo era el mismo que el del asesinato de una persona. Había incluso una ley medieval que prohibía que los campesinos tuvieran uno.

Después de varios siglos disfrutando de la posición privilegiada de ser considerado el rey de las razas, el último siglo ha visto empeorar el rol de los galgos de una manera drástica.

El galgo de carreras

La velocidad increíble del galgo (es el 18º mamífero terrestre más rápido) ha creado una industria lucrativa basada en las apuestas sobre el resultado de carreras organizadas.

Durante todo el año hay galgos que se retiran. La mayoría de ellos son sacrificados cuando ya no son rentables. Un pequeño porcentaje van a otros países donde son adoptados como animales de compañía.

Galgos en adopción

Los galgos ex-corredores están acostumbrados a una vida en jaula y se adaptan fácilmente a la rutina de una familia. Sólo este hecho demuestra que no necesitas un montón de horas libres ni mucho terreno donde pasearlos. Están más que contentos con dos o tres paseos cortos al día.

Los galgos son en general criaturas dóciles, dulces y pacientes. Valoran enormemente el afecto humano, probablemente por su pasado solitario. Comen la misma cantidad y tipo de comida que perros de su tamaño y requieren la misma atención veterinaria que otras razas.